Laura Rojas, la mujer más fuerte de Empodérame



El pasado fin de semana se celebró el torneo de crossfit realizado por LATAM Classic en la ciudad de Palmira. Esta justa deportiva convocó atletas de diferentes ciudades del país, entre quienes se encontraba una de nuestras compañeras del equipo psicosocial y trabajadora social de la fundación EMPODÉRAME, Laura Rojas, demostrando su fortaleza, su resistencia y su gran capacidad de superar los obstáculos. En una amena conversación, tuvimos la oportunidad de conocer más acerca de sus inicios en el deporte, el balance entre este y su profesión, los aprendizajes que ha tenido durante los últimos años y sus planes a futuro.


La historia de Laura en el crossfit inicia en el año 2019; aunque en un principio no le pareció nada interesante, esta opinión cambió en el transcurso de la primera semana de entrenamiento pues descubrió que, además de ser un ejercicio funcional, la retaba, y eso era algo que no había experimentado antes. Durante ese primer año de inicio, logró llegar al podio en las tres competencias en las cuales participó; en la primera se coronó tercera y en las dos siguientes primera. De esta experiencia aprendió que el trabajo constante es importante para pulir los dones que las personas tienen, y la importancia del trabajo en equipo, en especial con las mujeres, a quienes además ya no percibía como competencia, sino como sus pares. Como consecuencia de ello, aprendió también a apoyarlas.


Este apoyo fue algo que ella misma experimentó durante el tiempo que el evento deportivo se llevó a cabo, pues como recuerda mientras sus ojos brillan, sentía mucho miedo. Un miedo absurdo, dice, porque ya antes había participado en este tipo de competencias, pero la presión que sentía no era la misma. Por fortuna, tenía el soporte de sus compañeras y compañeros de equipo, quienes con sus vítores lograron que ella se concentrara en utilizar toda la adrenalina que sentía en ese momento para darlo todo.


Este darlo todo y llegar al límite es algo que Laura no sólo lleva al Box, es un aspecto que también pone en práctica en su trabajo en la fundación cuando debe atender casos de mujeres que han sido víctimas de violencia sexual y trata de personas. Para ella, escuchar sus historias de vida requiere llegar al límite de lo emocional, y hacerlo además desde una perspectiva humana, pues considera que “no es algo que se deba hacer de otra manera, especialmente cuando confían en ti”. La empatía es fundamental para su labor. Ese vínculo que se forma entre las mujeres de la casa refugio es justamente lo que más ama de su trabajo.


En cuanto a su futuro profesional, espera poder seguir estudiando y, en lo deportivo, desea pasar de categoría principiante a intermedia. En cinco años espera poder viajar a otros países y posiblemente dar clases o conferencias. Desde la Fundación EMPODÉRAME esperamos seguir apoyando a Laura en sus proyectos de vida. Sobra decir lo orgullosas que nos sentimos al tenerla en nuestro equipo.


Brenda Villota

Prensa- Empodérame

43 vistas0 comentarios