top of page

Reflexiones sobre el IV Congreso Mundial para la Abolición de la Prostitución

Este artículo recoge las reflexiones de Luba Fein, responsable de la lucha contra la prostitución de FiLiA, y de Raquel Rosario Sánchez, portavoz de FiLiA, tras su participación en el IV Congreso Mundial para la Abolición de la Prostitución.


Luba y Raquel


El Congreso fue organizado por CAP Internacional, la organización canadiense La Cles, Breaking Free, el Refugio para Mujeres y Víctimas de Violación de Vancouver y el Centro EVA. Al final del Congreso, las organizaciones lanzaron conjuntamente el Llamamiento de Montreal para la Abolición de la Prostitución, firmado por más de 60 organizaciones.


Reflexiones de Luba:

El IV Congreso Mundial por la Abolición de la Prostitución se celebró del 1 al 3 de junio en Montreal (Canadá), bajo el poderoso lema "¡Igualdad en acción!". El evento fue una experiencia inolvidable.


El congreso comenzó con la Marcha de las Supervivientes, una conmovedora manifestación encabezada por supervivientes de la prostitución a las que seguían sus aliadas en señal de apoyo. La fuerza y el orgullo de los manifestantes eclipsaron la insignificante contraprotesta. Los dos días siguientes estuvieron repletos de interesantes mesas redondas en las que intervinieron docenas de brillantes oradores, entre ellos supervivientes de la prostitución, trabajadores de apoyo, investigadores, periodistas y muchos más.


Las activistas indígenas de Canadá debatieron cómo el sistema prostitucional continúa opresiones históricas. Reconocidas activistas como Maria Dmitrieva, de Ucrania, Noura Raad, de la Red Europea de Mujeres Migrantes, y Susan Jay, de Mujeres Asiáticas por la Igualdad, pusieron de relieve la naturaleza interseccional de las opresiones a las que se enfrentan las mujeres vulnerables. Destacadas supervivientes, como Amelia Tiganus y Cherie Jiménez, pidieron apasionadamente la abolición de la prostitución. La periodista británica Julie Bindel señaló la peligrosa y misógina cooperación entre el lobby de los partidarios de la industria del sexo y el lobby de los partidarios de la ideología de género.


La Relatora Especial de la ONU sobre la Violencia contra las Mujeres y las Niñas, Reem Alsalem, presentó su informe recientemente publicado que revela con valentía la violencia inherente a los sistemas de prostitución. Tanto la conferencia como el informe de Reem Alsalem fueron oportunos y cruciales, ya que los grupos de presión del comercio sexual llevan mucho tiempo promoviendo la normalización del proxenetismo y la presentación de la prostitución como un trabajo legítimo, dos cosas que los supervivientes de la prostitución nunca podrán aceptar.


Durante un taller sobre los mitos de la prostitución, con la Dra. Melissa Farley y la Dra. Vednita Carter, compartí una petición de supervivientes de la prostitución, cuyo objetivo es refutar las mentiras generalizadas y hacer hincapié en que todos los sistemas de prostitución deben ser abolidos:


"La despenalización de proxenetas y compradores de sexo no beneficia a los supervivientes de la prostitución, a las personas vulnerables en riesgo de ser prostituidas ni a la sociedad en su conjunto. Tampoco lo hace el uso del engañoso término "trabajo sexual".  Ningún responsable político, líder de opinión pública, legislador o autoproclamado activista tiene el mandato de promover a nuestros explotadores y maltratadores. No en nuestro nombre".


Reflexiones de Raquel:

El IV Congreso Mundial para la Abolición de la Prostitución, celebrado a principios de este mes en Montreal (Canadá), brindó una gran oportunidad para reafirmar que el movimiento de liberación de la mujer está en contra de todas las formas de violencia patriarcal contra las mujeres, incluida, naturalmente, la violencia inherente a la industria del sexo.


Fui invitada como ponente para hablar de la prostitución y la pornografía como formas de violencia contra las mujeres. A nivel personal, fue todo un hito compartir el escenario con pensadoras y activistas cuyo trabajo me ha ayudado a desarrollar mi propio análisis a lo largo de los años, como la teórica estadounidense Catharine McKinnon, la senadora canadiense Julie Miville-Dechene, la defensora francesa Lorraine Guestiaux y la activista sueca Megan Donovan, en un panel moderado por la feminista canadiense Hilla Kerner, del Refugio para Mujeres y Víctimas de Violación de Vancouver. Mi intervención se centró en cómo la demanda de "pornografía personalizada" por parte de los compradores de sexo es el antecedente de formas de explotación más industrializadas, como Only Fans.


En el pasado, los hombres que pagaban por sexo hablaban de ello con sus amigos más íntimos o con miembros de su familia: sólo un número muy reducido de compañeros de confianza. Pero las comunidades en línea que investigo ofrecen un espacio sin prejuicios donde los hombres pueden encontrar apoyo y camaradería con miles de compañeros compradores de sexo. Hay muy pocas discusiones o abusos entre hombres. A diferencia de la agresividad y la degradación que muestran hacia las mujeres por las que pagan.


Algo que exploro en mi investigación es la petición explícita de los compradores de sexo de lo que yo llamo "pornografía personalizada": es decir, los compradores de sexo a menudo querían: a) hacer fotos o vídeos para las mujeres, b) fotografiarse o filmarse a sí mismos teniendo sexo con ellas y c) compartir y pedir vídeos de "sus compañeros" en las comunidades online teniendo sexo con mujeres en situación de prostitución.


Hace tiempo que hemos establecido el análisis de que la pornografía es prostitución mediada a través del objetivo de una cámara, pero también podemos argumentar lo contrario. Cuando un comprador de sexo coacciona a una mujer para que produzca pornografía personalizada para él y luego comparte ese contenido con sus compañeros de la comunidad en línea, esa pornografía personalizada se transmite sin cesar. Con el tiempo, probablemente acabe en plataformas pornográficas y se presente como pornografía "casera" o "amateur". Vemos pues que, en este sentido, la línea que separa la prostitución de la pornografía es extremadamente delgada... si es que existe.


La abolición de la prostitución es un trabajo agotador, pero fue reconfortante estar entre cientos de personas (en su inmensa mayoría mujeres) que trabajan en todo el mundo por un objetivo común. Esta lucha está liderada por víctimas y supervivientes de estas formas de violencia machista. Como siempre, hay nuevos retos por delante en este largo camino, pero también hay energía, compromiso y sororidad.


Peticiones

Luba Fein y las hermanas abolicionistas comparten esta petición en la que se exponen las claras razones por las que la prostitución y la industria del sexo deben acabar. FiLiA se enorgullece de acogerla y si estás de acuerdo, como superviviente, aliado o simpatizante, por favor firma aquí (please sign)


Proyección Social

Fundación Empodérame



8 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page