La mujer incómoda

Actualizado: sep 7



La mujer incómoda no es incómoda por que enseñe su cuerpo o diga palabras irreverentes. La mujer incómoda se revela a las exigencias que la sociedad le endilgó por encima de su dignidad, no tranza con las opresiones ni suaviza las violencias.


Una mujer incómoda crece y se nota su crecimiento, su cuerpo no es más que el instrumento para lograr sus metas y no se vende ante la espuma de las redes sociales.


La mujer incómoda no piensa en empatías, piensa en justicia social, la mujer incómoda hace el amor, pero así mismo exige que ese momento sea totalmente placentero a su favor, una mujer incómoda no se conforma ni en la esquina, ni en la violencia ni en la pobreza.


Una mujer incómoda no escribe para un grupo, habla para una multitud y no se enriquece con posturas feministas que utiliza solo como poses.


Una mujer incómoda es una mujer abolicionista que pelea por su libertad.



Claudia Yurley Quintero Rolón

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo