top of page

El Llamado de Montreal para la Abolición de la Prostitución

Estimados participantes del 4º Congreso Mundial por la Abolición de la Prostitución y aliados,


Al final de nuestro Congreso, lanzamos el Llamamiento de Montreal por la abolición de la prostitución que pronto podrás utilizar en comunicación, incidencia política y cualquier otra cosa que pueda ayudar a conseguir la abolición de la prostitución en su país o a hacer cumplir la ley. Para darle aún más fuerza antes de publicarlo, estamos buscando firmas de organizaciones que lo respalden. Si quieres apoyar este llamamiento, rellena el siguiente formulario (antes del domingo 10 de junio). No dude en compartirlo con organizaciones aliadas (aunque no hayan asistido al congreso) que también podrían firmarlo.




Llamamiento de Montreal por la abolición de la prostitución.


Nosotras, supervivientes del sistema de prostitución, trabajadoras de primera línea, activistas feministas, académicas, representantes sindicales, abogadas, organizaciones de la sociedad civil y ciudadanas de más de 35 países reunidas en Montreal, pedimos la abolición del sistema de prostitución en Canadá y en todo el mundo.


Como supervivientes, pedimos a los Estados y a las instituciones internacionales que nos escuchen. Exigimos que nuestras voces sean escuchadas cuando pedimos el reconocimiento de la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres, alternativas concretas a la prostitución y el fin de la impunidad para nuestros explotadores, proxenetas y compradores de sexo.


Como mujeres indígenas y de color, pedimos a los Estados y a las instituciones internacionales que nos escuchen. A pesar del incesante el colonialismo de género, el racismo y la pobreza que impregnan nuestras vidas y comunidades, nos negamos a abandonar a nuestras hermanas y nuestras futuras generaciones a la violencia colonial sexista que es la prostitución. Nosotras exigimos a los Estados y a las Instituciones Internacionales que reconozcan la importancia y el valor de nuestra tierra, cultura y cuerpos y que se comprometan con la abolición de la prostitución y todas las formas de violencia contra las mujeres y los niños.


Como organizaciones y activistas feministas, hacemos un llamamiento a los Estados e instituciones internacionales a que nos escuchen, aplicando un enfoque feminista hacia el sistema de prostitución, cuya existencia es profundamente incompatible con una sociedad de igualdad entre hombres y mujeres. Un Estado o institución que se defina como feminista nunca podrá desarrollar políticas a la organización de la prostitución: todos los esfuerzos deben dirigirse a su abolición.


Como trabajadoras de primera línea, que presencian y responden a los niveles extremos violencia mental y física a la que se enfrentan las mujeres que ejercen la prostitución, hacemos un llamamiento a los Estados y a las instituciones internacionales para que nos escuchen. Necesitamos políticas públicas que no se limiten a reducir el riesgo, sino que ofrezcan vías de salida diseñadas por las mujeres que ejercen la prostitución y las supervivientes.


Como representantes sindicales y activistas a favor de la justicia social para las mujeres en situación precaria, sabemos mejor que nadie que la prostitución tiene sus raíces en la discriminación socioeconómica, por lo que pedimos a los gobiernos y a las instituciones internacionales que nos escuchen. Nos negamos a vivir en un mundo neoliberal que normaliza la mercantilización de la mujer, crea condiciones favorables para que los delincuentes recluten y exploten sexualmente a las mujeres y las mantengan en precarias condiciones. La prostitución no es ni sexo ni trabajo, sino la peor alianza entre el patriarcado y el ultracapitalismo. No queremos prostitución, queremos igualdad y justicia social.


Como abogados y juristas que defienden la legislación y los principios de Derechos Humanos, pedimos a los Estados miembros y a las instituciones internacionales que nos escuchen. Exigimos que todos los Estados miembros ratifiquen y apliquen plenamente el Convenio de las Naciones Unidas para la represión de la trata de personas y de la explotación de los niños, niñas y adolescentes y personas, y de la Explotación de la Prostitución Ajena, la Convención CEDAW y el Protocolo de Palermo, y respeten su obligación de desalentar la demanda penalizando la compra de actos sexuales. Hacemos un llamamiento a los Estados miembros e Instituciones Internacionales a seguir todas las recomendaciones expresadas por la Relatora Especial de la ONU sobre la Violencia contra las Mujeres y las Niñas en su Informe sobre la prostitución al Consejo de Derechos Humanos.


En conjunto, pedimos la aplicación de todos los pilares del Modelo de Igualdad, en Canadá y en todo el mundo: la plena despenalización de todas las mujeres que ejercen la prostitución, la provisión de vías de salida integrales, la penalización de los compradores de sexo y de todas las formas de proxenetismo, así como la aplicación de estrategias de sensibilización.


Es hora de una sociedad de igualdad y justicia social.

Es hora de una sociedad sin prostitución.


¡Es hora de poner la Igualdad en Acción!


Proyección Social

Fundación Empodérame


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page